¡TRABAJA DURO!


Una de las mejores enseñanzas que recibí de mis abuelos fue que la única forma en que logremos alcanzar nuestros sueños, es trabajando “DURO”. La mejor forma, perdón, corrijo, la única forma de lograr alcanzar tus sueños y cada proyecto de emprendimiento que tengas, es a través de un arduo trabajo. El cumplimiento en el trabajo viene de hacer lo mejor.

“Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien”. Salmos 128:2 (RVR60).

Cada día podemos edificar poco a poco los proyectos de emprendimiento que tengamos, los planes se logran a través de pequeños esfuerzos, pero persistentes en el día a día, -Habría que preguntarnos ¿Qué hemos hecho por construir nuestro futuro? ¿Cuál fue nuestro paso de acción durante la última semana? ¿Cuáles fueron los resultados?

Ser un buen trabajador es una cualidad admirable en una persona. La mayoría de personas aprecian cuando alguien da todo al realizar una tarea. Cuando valoramos el trabajo duro, tenemos una buena actitud acerca del progreso y estamos motivados por nuestros logros. Nos rehusamos a darnos por vencidos cuando nos frustramos o experimentamos dificultades. Hacemos lo que tengamos que hacer para llevar a cabo el trabajo, independientemente de lo que hagan las otras personas. Comprendemos que no tenemos derecho a nada que no hayamos trabajado y apreciamos lo que ganamos debido al esfuerzo y tiempo que hemos invertido. Sabemos que mientras más duro trabajamos, más nos beneficiaremos.

“He aquí, pues, el bien que yo he visto; que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque ésta es su parte”. Eclesiastés 5:18 (RVR60).

Cuando trabajamos duro, nuestro enfoque está en llevar a cabo las cosas. Nos concentramos en alcanzar la meta con excelencia. Nos importa la producción de cantidad y calidad, y tenemos la responsabilidad de terminar lo que empezamos. Somos valiosos para otros porque somos contribuyentes. Comprendemos que no nos pagan sólo por presentarnos, nos pagan porque agregamos valor al entorno. Nuestro valor para la organización o ministerio al cual servimos es el logro de resultados.

“Los perezosos pronto se empobrecen; los que se esfuerzan en su trabajo se hacen ricos”. –Proverbios 10:4 (NTV) “Los perezosos ambicionan mucho y obtienen poco, pero los que trabajan con esmero prosperarán”. -Proverbios 13:4

Las personas exitosas en los negocios, deportes y entretenimiento han dedicado muchas horas al trabajar en su obra, desarrollar sus destrezas y hacer lo que otros no estuvieron dispuestos a hacer para alcanzar grandes cosas. El trabajo duro es un pre-requisito para el éxito. Han hecho grandes sacrificios que han resultado en recompensas espectaculares a cada esfuerzo por su trabajo. El sentido del logro que experimentan le conduce a la siguiente meta, si no obtenemos satisfacción a nuestro desempeño a mi trabajo, entonces no lograré estimular ni inspirar caminar hacia una nueva meta o desear trabajar para conquistar otro desafío.

“La riqueza lograda de la noche a la mañana pronto desaparece; pero la que es fruto del arduo trabajo aumenta con el tiempo”. –Proverbios 13:11

El idioma del trabajo duro habla universalmente, todos aprecian a un buen trabajador. El trabajo nos permite desarrollarnos, proveer para nuestras familias y ayudar a otros, pero, de nada sirve desgastarse; si no sirves también al reino de Dios y su obra. No es solamente el tiempo que se dedica para realizar una tarea específica, es una oportunidad de crecimiento personal y un futuro mejor.

“Los planes bien pensados y el arduo trabajo llevan a la prosperidad, pero los atajos tomados a la carrera conducen a la pobreza”. –Proverbios 21: 5

Mi abuelo me dijo: “Todo trabajo, trae su recompensa”, es por eso que debemos empoderar e inspirar a las nuevas generaciones y enseñarles la importancia del trabajo y los beneficios que este trae. Si practicas el valor del esfuerzo duro, experimentarás los siguientes beneficios:

1. Llevar a cabo las cosas. No las posponga; el trabajo duro trae resultados tangibles. 2. Adquirirás seguridad y construirás tu reputación. Si es un buen trabajador, será el más solicitado cuando haya trabajo. 3. Tendrás influencia. Tu opinión tendrá peso, debido que presenta resultados. 4. Construirás riqueza. Aumentarás tu valor como persona, así como tus ingresos. 5. Experimentarás la satisfacción personal y realización de saber que hiciste lo mejor.

El enemigo del trabajo duro es la ociosidad, evítala. Ve siempre tu trabajo como una oportunidad para aprender más, los grandes maestros del Emprendedurismo promueven el principio de la mejora contínua; aumentará tus habilidades y talentos. Evita ir detrás del dinero, si el dinero es tu única motivación, nunca estarás completamente satisfecho.

El amor al dinero se puede volver obsesivo, si Dios te bendice, úsalo para bendecir al pobre. Asume responsabilidad por ti mismo, por tu trabajo y por lo demás. Y finalmente, si lo tuyo es convertirse en el próximo emprendedor que sacará adelante a su generación con su talento y con los recursos que Dios te provea, este último consejo es para ti: “Haga lo que otros no hagan”, siempre hay muchas formas de cómo generar recursos, es sólo de observar detenidamente, y verás que encontrarás la idea correcta para el momento oportuno. Acciones específicas pueden poner en práctica los beneficios de emprender.

Clic en Descargar para leer completo el artículo.


0 vistas

Conozca más de la

Generación Emergente en:

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Integrar a los Jóvenes y Señoritas de la Iglesia de Dios en América Central en el cumplimiento de la Misión Global.

GENERACIÓN EMERGENTE AMÉRICA CENTRAL | © 2019