10 de Agosto


“Dios mío, tú estás en el cielo, pero cuidas de la gente humilde; en cambio, a los orgullosos los mantienes alejados de ti.” (Salmos 138:6 NVI)

Antes de que Dios pueda usarnos, debemos arrancar de raíz el orgullo, la autosuficiencia y todos los grandiosos planes que hemos elaborado por nuestra cuenta. Tenemos que reconocer que: no somos tan importantes, en realidad…sin Dios no somos nada.

Cuando las cosas salen bien, y recibimos muchas palabras de felicitaciones, recordemos que: a Jesús debemos asignarle todo crédito. La humildad, es como un perfume que llama la atención de Dios.


Conozca más de la

Generación Emergente en:

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Integrar a los Jóvenes y Señoritas de la Iglesia de Dios en América Central en el cumplimiento de la Misión Global.

GENERACIÓN EMERGENTE AMÉRICA CENTRAL | © 2019