16 de Junio


“Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón, y salva a los abatidos de espíritu.” ( Salmo 34:18 )

Hay momentos en los que nos toca experimentar situaciones muy adversas y en las que somos quebrantados por diversas circunstancias. A veces por una enfermedad, por la persecución, por la impotencia de no poder solucionar problemas que aquejan a las personas, frente al peligro, por problemas económicos, familiares, etc.

Es en esos momentos cuando parece que todos nos dejan, quizá porque tienen otras ocupaciones, quizá por indiferencia, por no saber que estamos sufriendo, etc. Sin embargo Dios, siempre esta allí, aunque no lo sintamos y creamos que se encuentra a años luz de nosotros. Su cercanía y permanencia no depende de nuestros sentimientos. Él, salva a los abatidos de espíritu.


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo