9 de Abril


“La necedad del hombre le hace perder el camino, y luego el hombre le echa la culpa al Señor.” Proverbios (19:3 DHH)

Lo que siembras cosechas, causa y efecto o acción y reacción;

lo cierto es que en la vida todo lo que hacemos tiene una consecuencia, sea esta, buena o mala. Pero a menudo olvidamos esta ley de vida, especialmente cuando las cosas no van bien, tratamos de culpar a Dios de algo que nosotros mismos pudimos haber evitado. Ciertamente en ocasiones Dios permite que pasemos por diversas situaciones, sin embargo debemos ser sabios y discernir entre aquello que Dios permite con un propósito y lo que es solamente el resultado de nuestro mal proceder.

“No le llames voluntad de Dios a las consecuencias de tus malas decisiones”

¿Cuántas veces he culpado a Dios de todo cuanto me pasa?

¿Tengo la madurez suficiente para reconocer las consecuencias de mis acciones?


Conozca más de la

Generación Emergente en:

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Integrar a los Jóvenes y Señoritas de la Iglesia de Dios en América Central en el cumplimiento de la Misión Global.

GENERACIÓN EMERGENTE AMÉRICA CENTRAL | © 2019