19 de Febrero


Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza. 1 Timoteo 4:12 (NVI)

El propósito de Dios para esta generación no es solamente ser jóvenes cristianos que estén en la iglesia calentando sillas, sino jóvenes consagrados en santidad, amor y pureza, jóvenes y jovencitas capaces de llegar donde otros no han llegado, a fin de exaltar el nombre de Jesucristo en todo lugar. Por eso Dios ha depositado su confianza en esta generación, para que triunfe en medio de todo lo que el mundo le ofrece.

“Amado joven, Dios te ha traído a su reino en este tiempo, te recuerdo que este es tu tiempo, a través de ti Dios se manifestara aquellos que aun no le conocen. ¡Déjate usar por El!”.

¿Estoy siendo ejemplo en mi colegio, trabajo o univerdad?

¿Cómo puedo mostrar a Cristo a los demás?


8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo